Experiencia cliente deprimente

En la actualidad el formato hipermercado, no está atravesando por su mejor momento, la gran cantidad de aperturas en los últimos años de supermercados han ido poco a poco ganando cuota de venta al formato hiper, incluso muchos grandes retailers, siendo conscientes han apostado por un formato super, bajo su misma enseña.

El objetivo de este post es poner de manifiesto la dejadez y maltrato hacia el cliente en algunas de estas grandes superficies.

Últimamente mis compras en los hipermercados de mi cuidad no son atractivas como lo eran en antaño , sobre todo por la falta de personal a la hora de solicitar información.

Mi ultima experiencia en un hipermercado de Badajoz se convirtió en algo más que tedioso, sobre todo y vuelvo a repetir por el poco personal presente en la sala ventas cuando necesitas, consultar o preguntar por la ubicación de algún producto.

Está claro que la muy significativa bajada de ventas de estas grandes superficies les ha obligado a reducir gastos de personal, para poder cuadrar medianamente sus cuentas de explotación, pero todo tiene un limite, sobre todo por la imagen que reflejan hacia el cliente ante esta situación crónica.

No hablamos de estructuras mermadas o estructuras mínimas (entiendo que cada centro debe tener su plan de contingencia-polivalencia) para tratar de minimizar esas puntas de ventas en determinadas horas del día, el problema viene dado cuando no encuentras personal , o cuando lo encuentras y solicitas información sobre la ubicación de un determinado producto, estos (y no es la primera vez) se limitan a informar verbalmente sobre la ubicación del mismo, no acompañando al cliente al lugar … y que conste como fue mi caso, según el auxiliar el producto estaba a menos de 10 metros… (no me acompañó) …no lo encontré , consecuencia no lo compré.

Pero sigamos… el poder encontrar a un auxiliar para solicitar información sobre un producto eminentemente navideño como una simple cesta navidad, (mediados de diciembre), ….. es un milagro, y cuando por fin lo encuentras ,te dice : » no hay cestas se han agotado todas»…. la verdad que es para llorar. Eso sí, aun están todos los catálogos de los distintos tipos de cestas en el expositor. ¿No sería mas fácil retirar los catálogos para así no confundir al cliente?. Pues parece ser que no… ¿dejadez, desidia?.. juzguen ustedes.

Al finalizar mi «grata experiencia» me dirigí a abonar la compra , con tan mala suerte que uno de los productos que llevaba estaba roto. La respuesta del auxiliar de caja (y no lo culpo por ello) fue «si lo quiere… debe ir UD a por otro». El producto se encontraba en el otro extremo de la linea de cajas, por lo que no tuve más remedio que desplazarme nuevamente a por él

Después de todo esto pienso…mala suerte o ¿Dónde está la atención al cliente?.

«Mi experiencia cliente» …

Conocí el esplendor de los hipermercados en mi cuidad, donde la atención al cliente era algo que formaba parte de la esencia y cultura de la empresa y por extensión del empleado, el ver como todo esto se va deteriorando entre otras muchas cosas por falta de personal me produce pena y tristeza, porque a la larga todos sabemos cual será su destino si no se remedia.

El maltrato al cliente tiene sus consecuencias, que tarde o temprano pasará factura. El» dejar morir» esa atención es firmar el parte de defunción de este tipo de formato , que esperemos, por el bien de todos no desaparezca.

Deja un comentario