Satisfacción olvidada

Satisfacción Olvidada

He de reconocer que cada día me cuesta más escribir en el blog , sobre todo por falta de tiempo, pues el día a día del autónomo como es mi caso, lo complica, pero bueno  esto es así y debemos tomarlo como nos llega…  con optimismo fuerzas y  muchas ganas .

Me gustaría comentar  la experiencia que he tenido como formador, la cual me ha llenado de satisfacción, una satisfacción ya olvidada ,pero que me ha reconfortado como la que más.

Hace unos días que terminé  de impartir un módulo de cajas correspondiente a una formación dirigida a una ONG de un colectivo de mujeres desempleadas .

Después de tres años forzosos en desempleo, una academia de mi localidad me brindó la oportunidad de trabajar en  una de las cosas que mas me gustan…  la formación .

Si es cierto que en mi anterior empresa ( cuando se abrían cada año 3 ó 4 hipermercados, si, si,…  aunque parezca mentira hubo una época así, y además no muy lejana), siempre intentaba ofrecerme voluntario para impartir la formación de cajas a las nuevas contrataciones, recuerdo aperturas  como Plasencia, Rivas, Vecindario, Sevilla, entre otras .

Satisfacción olvidada

Siempre me ha encantado en esas aperturas  conocer a gente (la mayoría eran jóvenes)  con ilusión, ganas, optimismo, fuerza, compañerismo , entusiasmo,  gusto por en trabajo bien hecho y sobre todo mostrando después de dicha formación, una gran profesionalidad  hacia el cliente como principal protagonista de su nuevo trabajo y negocio.

He de confesar que me llenaba de satisfacción, cuando al cabo del tiempo volvía al hipermercado y l@s veía de nuevo, más aun cuando me l@s encontraba a algun@s de ell@s promocionad@s en algunos cursos. Satisfacción  que por desgracia fui olvidando con el paso del tiempo al no abrirse ya tantas tiendas y caer forzosamente  en desempleo

El pasar de esta formación ,( entre muchas más de las que he sido participe) a esta última, dista mucho en cuanto a motivación, actitud, conformismo, a veces indiferencia, y todo mayormente motivado por la situación económica que actualmente estamos atravesando.

No es lo mismo impartir una formación donde los alumn@s saben que entre el 90 y 95% van a conseguir un contrato  laboral en una apertura , que otra donde cada día tienes que motivar al grupo, mantenerlos activos  y hacerles ver  la importancia de esa formación para su futuro laboral. Uno no sólo  actúa como docente, sino a veces también como psicólogo , al escuchar las distintas historias personales y la necesidad imperiosa de conseguir un empleo, empleo que por cierto es complicado sobre todo cuando se pasa de la barrera de los 45 años (en la que me incluyo) y en la que varias veces  muchas de esas alumnas han sido descartadas por  dicho motivo.

Satisfacción olvidada

Y yo me pregunto ¿satisfacción por actuar como docente impartiendo unos contenidos  y habilidades  a sabiendas de  que muchas de ellas no conseguirán un empleo debido a su edad?. Pues si ,  si he vuelto a tener esa satisfacción ya olvidada  ¿y porqué os preguntaréis?… pues por ver en este grupo, un grupo de  mujeres  LUCHADORAS, COMPROMETIDAS, TRABAJADORAS, Y SUPERMADRES  que han sido capaces de demostrar ganas, actitudes, y habilidades como una chica de 20 años y que estoy seguro que si tuvieran esa tan ansiada  oportunidad que cada una de ellas buscan, más de un responsable de recursos humanos se sorprendería.

Desde aquí toda mi gratitud , admiración y respeto para este grupo de mujeres que han sido capaz de transmitir valores que  más de un político de este país quisiera para sí.

Muchas gracias por darme esta gran lección y aprender de vosotras.

Víctor Torres Vázquez

Deja un comentario